Articulos

16 Hábitos de Éxito Financiero para los Matrimonios de…

16 Hábitos de Éxito Financiero para los Matrimonios de Hoy

La inteligencia, el talento y el encanto son geniales, pero la mayoría de las veces no son lo que separa a los más exitosos de los más pobres.

En cambio, las diferencias están en nuestros hábitos diarios.

¿Te das cuenta de que algunas actividades subconscientes constituyen el 40 por ciento de nuestras horas de vigilia? Eso significa que dos de cada cinco minutos, todo el día y todos los días, operamos en piloto automático.

Es cierto: los hábitos son vías neuronales almacenadas en los ganglios basales, una masa de tejido del tamaño de una pelota de golf justo en el centro de nuestros cerebros, en el sistema límbico.

Esta vía neuronal rápida está destinada a ahorrar energía cerebral: cuando se forma y almacena un hábito en esta región, las partes del cerebro involucradas en la toma de decisiones más profundas dejan de participar plenamente en la actividad.

Sin embargo, todos sabemos que hay buenos hábitos y malos hábitos.

El abismo entre los Hábitos que producen Riqueza y los Hábitos de Pobreza es asombroso. Integrar los que has descuidado te empujará más lejos.

Algunas de las diferencias entre ricos y pobres son obvias, mientras que otras son un poco más sorprendentes.

Estos son los Hábitos de Éxito más importantes que puede adoptar para alcanzar y mantener un potencial de riqueza en su Matrimonio.

1. Vivan dentro de sus posibilidades.

Las personas ricas evitan gastar en exceso pagando sus vidas futuras primero. Ahorran el 20 por ciento de sus ingresos netos y viven con el 80 por ciento restante.

Entre los que están luchando financieramente, casi todos viven por encima de sus posibilidades. Gastan más de lo que ganan, y su deuda los está abrumando. Si desean poner fin a sus dificultades financieras, deben hacer un hábito de ahorrar y presupuestar lo que gastan.

Aquí hay algunas maneras razonables de presupuestar su pago neto mensual:

• No gasten más del 25 por ciento en vivienda, sin importar si son propietarios o alquilan.
• No gastar más del 15 por ciento en alimentos.
• Limiten el entretenimiento (bares, películas, minigolf, lo que sea) a no más del 10 por ciento de sus gastos. Las vacaciones no deben representar más del 5 por ciento de su pago neto anual.
• No gasten más del 5 por ciento en préstamos para automóviles, y nunca arriende en objetos pequeños o medianos. Noventa y cuatro por ciento de los ricos compran en lugar de arrendar. Estas personas mantienen sus autos hasta que las ruedas se caen, teniendo mucho cuidado en el camino para ahorrar dinero a largo plazo.
• Manténganse alejados de acumular deudas de tarjeta de crédito. Si están haciendo esto, es una clara señal de que necesitan recortar en algún lugar.
• Piensen en los ahorros y las inversiones como dos cosas completamente diferentes. Nunca deberían perder dinero de sus ahorros. Traten de guardar seis meses de gastos de manutención en un fondo de emergencia en caso de que pierdan su trabajo o su negocio se arruine.
• Aporten todo lo que puedan para un plan de jubilación. Si trabajan para una empresa que iguala sus contribuciones hasta un cierto porcentaje, excelente. Siempre tomen ese dinero gratis cuando puedan conseguirlo.

2. No Apuesten.

Hablando de apuestas tontas: Todas las semanas, el 77 por ciento de los que luchan financieramente juegan a la lotería. Casi nadie que es rico juega los números. Las personas ricas no confían en la buena suerte al azar para su riqueza. Ellos crean su propia buena suerte. Si aún desean apostar después de conocer el riesgo, usen el dinero de su presupuesto de entretenimiento.

3. Lean algún buen libro todos los días.

Leer información que aumentará su conocimiento sobre sus intereses particulares. Entre los ricos, el 88 por ciento lee 30 minutos o más todos los días. De igual importancia, hacen un buen uso de su tiempo de lectura:

• El 63 por ciento escucha audiolibros durante su viaje.
• El 79 por ciento lee material educativo relacionado con su carrera.
• El 55 por ciento lee para el desarrollo personal.
• El 58 por ciento lee biografías de personas exitosas.
• El 94 por ciento lee eventos actuales.
• El 51 por ciento lee sobre historia.
• El 11 por ciento, solo el 11 por ciento, lee solo para fines de entretenimiento.

La razón por la que las personas exitosas leen es para mejorar su situación. Esto los separa de la competencia. Al aumentar su conocimiento, pueden ver más oportunidades, lo que se traduce en más éxito. Hablando comparativamente, solo uno de cada 50 de los que tienen dificultades financieras se involucra en esta lectura diaria de superación personal, y como resultado, los pobres no crecen profesionalmente y se encuentran entre los primeros en ser despedidos o reducidos.

4. Olvídense del Televisor y pasen menos tiempo navegando por Internet.

¿Cuánto de tu valioso tiempo pierden estacionado frente a una pantalla? Dos tercios de las personas ricas ven menos de una hora de televisión al día y casi esa cantidad (63 por ciento) pasan menos de una hora al día en Internet, a menos que esté relacionado con el trabajo.

En cambio, estas personas exitosas utilizan su tiempo libre dedicado al desarrollo personal, la creación de redes, el trabajo voluntario, los trabajos complementarios o los negocios complementarios, o persiguen algún objetivo que conduzca a recompensas en el futuro. Pero el 77 por ciento de los que tienen problemas financieros pasan una hora o más al día viendo televisión, y el 74 por ciento pasa una hora o más al día utilizando Internet de forma recreativa.

5. Controlen sus emociones.

No todo pensamiento necesita salir de tu boca. No todas las emociones necesitan ser expresadas. Cuando dices lo que tienes en mente, te arriesgas a lastimar a los demás. Los labios sueltos son un hábito para el 69 por ciento de los que luchan financieramente. Por el contrario, el 94 por ciento de las personas ricas filtran sus emociones. Entienden que dejar que las emociones los controlen puede destruir las relaciones en el trabajo y en el hogar. Espera para decir lo que piensas hasta que estés tranquilo y hayas tenido tiempo de analizar la situación de manera objetiva.

El miedo es quizás la emoción negativa más importante para controlar. Cualquier cambio, incluso cambios positivos como el matrimonio o una promoción, puede provocar sentimientos de miedo. Las personas ricas han condicionado sus mentes para superar estos pensamientos, mientras que aquellos que luchan financieramente ceden al miedo y permiten que los detenga.

Ya sea que tengan miedo de cambiar, cometer errores, tomar riesgos o simplemente fracasar, vencer estas emociones es solo intentarlo un poco hasta que se acumule confianza necesaria para dar el primer paso. Es sorprendente como la auto confianza ayuda.

6. Establezcan una Red de Contactos y hagan trabajo Voluntario.

Construir relaciones valiosas y solidas pueden resultar en más clientes o amigos, o les ayudarán a conseguir un mejor trabajo o encontrar más oportunidades. Busquen servir a otros y trabajar de alguna manera por su comunidad. Casi las tres cuartas partes de las personas adineradas sirven como voluntarios un mínimo de cinco horas al mes. Entre los que luchan financieramente, solo uno de cada 10 hace esto.

Una ventaja del voluntariado es la red de amistades que mantendrás. Muy a menudo, las juntas y comités de organizaciones sin fines de lucro están formados por personas adineradas y exitosas. Desarrollar relaciones personales con estas personas a menudo resultará en futuras relaciones comerciales.

7. Vayan más allá en el trabajo y los negocios.

Las personas que no tienen éxito tienen el síndrome “no está en mi descripción de trabajo”, o “a mí no me pagan por hacer eso”. En consecuencia, nunca se les dan más responsabilidad y su salario crece muy poco de un año a otro, si es que mantienen su trabajo. Las personas ricas, por otro lado, se vuelven invaluables para sus empleadores o clientes, escriben artículos relacionados con su industria, hablan en eventos y redes de la industria. Las personas exitosas trabajan arduamente para alcanzar los objetivos mutuos de sus empleadores o sus negocios.

8. Establezcan metas, no deseos.

No puede controlar el resultado de un deseo, pero puede controlar el resultado de una meta.

Cada año, el 70 por ciento de los ricos persigue al menos un objetivo importante. Solo el 3 por ciento de los que luchan por llegar a fin de mes hacen esto.

9. Eviten la postergación, dilación o procrastinación.

Las personas exitosas entienden que la postergación perjudica todo su éxito y daña también otras relaciones no comerciales.

Aquí hay cinco estrategias que les ayudarán a evitar la dilación:

• Creen listas diarias de tareas pendientes. Estas son sus metas diarias. La idea es completar el 70 por ciento o más de esas “tareas pendientes” cada día.
• Tengan un “cinco por día”. Estas actividades representan las cosas cruciales que les ayudarán a acercarse a la realización de algún objetivo principal.
• Establezcan y comuniquen plazos y fechas. No hay nada de malo en terminar temprano.
• Conviértanse en socios de responsabilidad. Tu pareja te puede ayudar a trabajar en equipo para perseguir un gran objetivo. Comuníquense a este respecto por los menos una vez por semana y asegúrense de que mantengan la mira en las metas.
• Expresen afirmaciones en voz alta de “Debo hacerlo ahora mismo”. Esta es una técnica de auto-fastidio. Repita las palabras “Debo hacerlo ahora mismo” una y otra vez hasta que comiencen una tarea o proyecto.

10. Hablen menos y escuchen más.

Una proporción de 5 a 1 es la correcta: deben escuchar a su pareja cinco minutos por cada minuto que hablen. Los ricos son buenos comunicadores porque son buenos oyentes. Entienden que pueden aprender y educarse solo escuchando lo que otras personas tienen que decir. Cuanto más aprendan sobre sus relaciones, más podrán ayudarse.

11. Eviten a las personas tóxicas.

Nuestro éxito es el promedio del éxito de las personas con las que pasamos más tiempo. De las personas ricas y exitosas, el 86 por ciento se asocia con otras personas exitosas. Pero el 96 por ciento de los que luchan financieramente se quedan con otros que luchan financieramente.

Si desean terminar sus dificultades financieras, necesitan evaluar cada una de sus relaciones y determinar si son una Relación rica (con alguien que puede ayudarlos) o una Relación de pobreza (con alguien que los retiene). Comiencen a pasar más y más tiempo en sus relaciones ricas y menos en sus relaciones de pobreza. Las relaciones enriquecidas pueden ayudarlos a encontrar un mejor trabajo, recomendarles nuevos negocios o abrir puertas de más oportunidades.

12. No se rindan, no se den por vencidos.

Los que tienen éxito en la vida tienen tres cosas en común: concentración, persistencia y paciencia. Simplemente no dejan de perseguir sus grandes objetivos. Los que luchan financieramente se detienen.

13. Pongan a un lado las creencias limitantes que los retienen.

Si están sufriendo financieramente, probablemente se hayan dicho antes algunas de estas mentiras: “La gente pobre no puede hacerse rica”. “Los ricos tienen buena suerte y los pobres tienen mala suerte”. “No soy inteligente”. “No puedo hacer nada bien”. “Fallo en todo lo que intento”. “No soy lo suficientemente bueno”. “No tengo toda la experiencia que necesito”. “No tengo la autoridad”.

Cada una de estas creencias limitantes alteran su comportamiento de una manera negativa. Casi cuatro de cada cinco personas ricas atribuyen su éxito en la vida a sus creencias. Conviertan sus creencias negativas en afirmaciones positivas leyendo las lecciones de los grandes del desarrollo personal, como Napoleon Hill, Dale Carnegie, Tony Robbins y Jim Rohn.

14. Consigan un mentor o un Modelo a seguir.

Entre los ricos, el 93 por ciento que tenía un mentor atribuyó su éxito a esa persona. Un mentor o modelo a seguir los puede asesorar regularmente y participar activamente en su crecimiento enseñándoles qué hacer y qué no hacer. Encontrar tal maestro es una de las mejores y menos dolorosas formas de enriquecerse.

Si conocen sus metas, encuentren a alguien que ya las haya alcanzado. Te sorprenderás de cuánta gente esta dispuesta a echarles una mano.

15. Eliminen la palabra “mala suerte” de su vocabulario.

Aquellos que luchan financieramente en la vida tienen una manera de crear mala suerte para ellos mismos. Es un subproducto de sus hábitos. Los hábitos de pobreza, repetidos una y otra vez, son como los copos de nieve en la ladera de una montaña. Con el tiempo, estos copos de nieve se acumulan hasta la inevitable avalancha: un problema médico prevenible, un trabajo perdido, un matrimonio fallido, una relación comercial rota o una quiebra.

Por el contrario, las personas exitosas crean su propio tipo único de buena suerte. Sus hábitos positivos llevan a oportunidades tales como promociones, bonos, nuevos negocios y buena salud.

16. Establezcan su propósito principal.

Es el último hábito de éxito, pero podría ser el más importante. Aquellas personas que persiguen un sueño o un propósito principal en la vida son, con mucho, las más exitosas y felices de todas. Como aman lo que hacen para ganarse la vida, están felices de dedicar más horas cada día a su propósito.

Lo más probable es que, si no están obteniendo suficientes ingresos en sus trabajos, es porque están haciendo algo que no les gusta particularmente. Cuando pueden obtener un ingreso suficiente haciendo algo que disfrutan, han encontrado su propósito principal.

Lo crean o no, encontrar este propósito es fácil.

Aquí está el proceso:

1. Haz una lista de todo lo que puedas recordar que te ha hecho feliz.
2. Resalta los elementos en tu lista que involucren una habilidad e identifica esa habilidad.
3. Ordena los 10 elementos destacados en el orden de alegría que te brindan. Lo que sea que te haga más feliz, obtendrá 10 puntos.
4. Ahora clasifica los 10 elementos destacados en términos de su potencial de ingresos. La habilidad más lucrativa de todas vale 10 puntos.
5. Sume las dos columnas clasificadas. La puntuación más alta representa un posible propósito principal en tu vida. ¡Y Listo!

Como pueden ver, las diferencias entre ricos y pobres son simples, a veces intuitivas, pero no insignificantes.

Traten de aplicar todos estos 16 hábitos, y está casi garantizado que mejorarán en muchos aspectos de su vida.

 

Tomado, traducido y adaptado del sitio web Sucess.com, si quieres leer el artículo original en Ingles puedes hacer click: Aquí

 

Carlos Orjuela

Déjanos un comentario aquí: