Episodios

007 Cómo tener Felicidad en el Matrimonio y superar…

Cómo tener Felicidad en el Matrimonio y superar las pruebas?

¡Hola amigos! ¿Cómo están?

Hoy tendremos otro programa de preguntas y respuestas, y queremos responder un par de preguntas muy especiales. Gracias por estar con nosotros y bienvenidos al podcast número 7 de Amorosamente Casados.

Aquí vamos…

¡Hola! Somos  Carlos y Ángela

Y estamos en el podcast Amorosamente Casados

¡Bienvenidos!

Como todos los lunes o los martes, cuando podamos, vamos a tratar de hacer estos programas en dónde estamos resolviendo algunas preguntas que hemos tenido en nuestros canales de Facebook.

Nuevamente queremos hacer la invitación si ustedes tienen una pregunta que crean que nosotros podemos ayudarles, es una sugerencia, por favor envíenos un mensaje a nuestra página de Facebook en Amorosamente Casados. O entrar al Messenger en dónde puede compartir los mensajes, que siempre va a ser privado y siempre vamos a tratar de mantenerlo de manera anónima, de tratar de ayudarles con sugerencias que tal vez puedan ayudar.

Okay amigos y que hoy compartiremos nuestras sugerencias y nuestras experiencias en 2 preguntas muy interesantes que tenemos.

Una pregunta que tenemos es: “Mi esposo se fue y ya estamos divorciándonos después de 25 años de matrimonio, ahora ya soy vieja según él. Busco una joven de la edad de la hija mayor ¿Cómo poder recuperar tanto irrespeto, me ofendía y me maltrataba física y verbalmente? Sólo quiero sanar tanto dolor, rabia, odio y la depresión que tengo no me provoca nada, ni pararme de la cama”.

Esta es una situación muy, muy compleja, muy triste. Además porque como mujeres podemos sentirnos de esta manera o cuando una de las partes de la pareja decide tomar decisiones diferentes y buscar fuera de casa o fuera de su pareja nuevas experiencias. Pues hay muchas situaciones que se vienen en común o muchas factores que interfieren en estas decisiones.

Yo diría que una cosa muy importante que tenemos que entender, primero que todo, pues estar muy empáticos, comentar la situación, de verdad es muy difícil que la otra persona le ha querido irse del hogar, muy difícil que haya encontrado una mujer que te haga sentir edad, que te haga sentir vieja, que te lo diga. Tal vez hayan pasado tantos años y que sientas que eso no sucedió pero una cosa que es muy importante es poder entender que estas cosas en realidad, esta diferencia, esta falta que está teniendo en ese momento, no sucede de la noche a la mañana. O sea, algo tiene que haber estado, fallando en la comunicación, en la relación, que poco a poco se fue incrementando, incrementando, incrementando, hasta el punto en que el decide dejar el hogar e irse a buscar y empezar una nueva aventura. A mi punto de ver es que uno tiene que defender al hogar hasta donde sea posible y tratar de luchar por él, porque un fracaso tal vez pueda continuar con un siguiente fracaso. Básicamente si en el modo de pensar es que mi esposa tal vez ya se está poniendo vieja, o tal vez ya no puedo comunicarme con ella,  salgo y buscó otra, pues esa otra esposa también se va a poner vieja y también van a tener problemas de comunicación, el problema seguramente lo está llevando él a cada relación que se esté presentando.

De hecho, este es un duelo, eso es una pérdida que es muy fuerte, en este caso para la esposa porque se siente desdichada, se siente que todos sus esfuerzos no han sido logrados, que todos estos años de dedicación, de amor, de esfuerzo, de situaciones que soporto, tal vez son menospreciados y se siente herida, y esto es una parte clave del duelo, sentirse de esta manera. Sin embargo, recordemos que como todo duelo tiene un proceso, esto es un proceso largo y doloroso o corto, depende de qué aceptación tengamos al cambio, recordemos que hemos hablado de estar cambiando constantemente y no sólo uno en la pareja es el que envejece o madura, somos dos, los dos  estamos envejeciendo, entonces el tiempo no se detiene para el uno y para el otro no pero cómo dice mi esposo,  esto no es algo que sucede ya, de un día para otro, es una falta de respeto y si ya han tenido muchas situaciones en las que ha sido constante la falta de respeto es importante recordar que cuando estas situaciones comienzan a presentarse debemos irlas solucionando inmediatamente porque se acumula y en este momento que nuestra gente se siente herida obviamente está sacando todo y trayendo de la caja de recuerdos todas las cosas que le causa dolor, todas sus vivencias que tal vez soporto, que aceptó y que dejó pasar o que dejaron pasar, porque es una relación de dos y recordamos que también hay dos versiones de la historia, así que es muy difícil tener que sobrellevar esta situación pero es un duelo y como tal  hay que vivirlo, hay que aceptarlo, hay que cambiar y sobre todo hay que  valorar lo que uno tiene, y ser uno mismo quién decide qué tanto tiempo, que tanto me va a doler, que tanto voy a permitir que la otra persona me haga sentir o cuando voy a tomar la decisión de decir “Bueno okay fallamos en muchas cosas pero hasta aquí voy a aceptar la situación y comienzo nuevamente”.

Una cosa muy interesante y me hace identificar mucho es este número que plantea ella, 25 años de matrimonio.  Nosotros también acabamos de cumplir 25 años de matrimonio y pensar en tal vez volver a comenzar después de tanto tiempo y tanto trabajo, y lucha en el matrimonio,  no quiere decir que todo sea una lucha en el matrimonio pero se requiere un poquito de comprensión para una relación exitosa o que hasta hace algún tiempo haya sobrevivido.

Pero 25 años de matrimonio es toda una vida. Pero lo más interesante que puedo ver es que si esta persona que está teniendo 25 años de matrimonio está más o menos alrededor de nuestra edad, o sea, que está en la flor de la juventud pero lo que quiero decir es que todavía queda una gran vida por delante.  Si miramos que el promedio de vida está alrededor de los 90 años tal vez, en el año 2018 el promedio de vida se ha alargado bastante gracias a los avances tecnológicos, entonces la vida está prolongándose un poquito más, quiere decir que en este momento estemos en la mitad de nuestra vida. O sea, que a nuestra vida todavía le resta mucho más de 25 años por vivir y es momento de tomar una decisión.  Yo entiendo y estoy completamente de acuerdo con el tema del duelo,  hay un dolor ahí que es inevitable. No podemos decir como que ya supéralo, olvídalo,  ya sigue adelante, porque hay toda una vida, hay 25 años ahí sufriendo pero la verdad es que todavía hay una vida entera por delante que tiene que vivir. Será mejor que sucedió aprender, tomar esos aprendizajes como una gran herramienta para el futuro y continuar con la vida porque la vida es hermosa y todavía nos quedan muchos años por vivir.

Bueno y no quiere decir que definitivamente no puede haber en algún momento una reconciliación, un cambio de ideas, en este caso del esposo pero sí es muy importante como estamos mencionando ahora, revaluar los principios, las bases, nuestras valores dentro del matrimonio para volver a comenzar y muchas veces este trabajo no podemos hacerlo solos, es muy importante que podamos buscar ayuda de grupos de apoyo de parejas que están separadas o una psicoterapeuta especialista en relaciones de pareja que pueda ayudarnos porque a veces en el medio de este dolor nos volvemos adictos o convertimos en nuestros hijos en aliados de nuestro dolor y de todas las cosas que suceden como pareja, y los involucramos de tal manera que los hacemos nuestros cómplices o que tomen un bando y realmente somos la relación de padre e hijo, es completamente distinta y separada de nuestra relación de pareja. Así que no deberíamos a involucrar a nuestros hijos en nuestros sentimientos.

Entonces vamos a recomendar, una sugerencia nada más, que sigamos adelante, tenemos toda una vida por delante que podamos entender que todas las cosas suceden por una buena razón, lo he dicho muchas veces, así que nada, seguir adelante, tenemos toda una vida para continuar, para volver a retomar nuestra vida, aprender de los errores que sucedió, no descartar una reconciliación, es una decisión completamente independiente, no sabemos si perdonar no perdonar, es una decisión que cada persona debe tomar y decidir los capítulos anteriores. Así que sigue adelante, estamos para ayudar y busca ayuda

. También es importante que podamos entender que muchas veces solos no podemos, de hecho uno de los problemas es que podemos lograrlo todo si estamos juntos, y tal vez juntos no con tu pareja en ese momento, con algunas personas que sea tu grupo de apoyo, para que puedan encontrar la manera de salir adelante.

Esperamos que puedas manejar todo este sentimiento de decepción y de tal vez de tristeza, de enojo contra tu pareja y que puedas estar, puedas sanarte a ti misma primero para que puedas sobrellevar esta estación de la mejor manera y si existe la posibilidad de una reconciliación sea basada en una situación diferente, no solamente por el hecho de decir estoy casada o tengo mi esposo en casa debemos soportar una cantidad de cosas, lo ideal de todo esto recordemos, que sólo tenemos una vida y lo ideal de toda relación de pareja, que podamos ser felices y ser felices en esos días buenos, días malos  pero en promedio tenemos excelentes relaciones y lo que hay que hacer es fortalecer nuestras debilidades y aprender de nuestros errores.

Y ya para terminar me gustaría recomendarte algo y es que cada una de las experiencias que nosotros tenemos en la vida, de alguna manera nos está enseñando algo y ahora que tú has tenido una experiencia de este tipo, 25 años de matrimonio, que tu esposo decidió tal vez irse con otra persona, de alguna manera tú has aprendido algo que es muy importante, que puedas compartirlo con alguien más, que puedas compartir lo que has aprendido, la experiencia que has superado para que otras personas también pueden encontrar un apoyo en ti. Cuando estamos en el servicio de otras personas tal vez encontramos más gozo, más tranquilidad, más cuando vemos que estamos de alguna manera haciendo una vida mejor de alguien, que podamos estar aconsejando, sugiriendo, eso nos puede ayudar. Así que mi consejo para que pueda salir adelante entiende que tienes una vida por delante, entiende que tienes una misión, un propósito y que no te puedes quedar en la cama, no te puedes quedar ahí, tienes que salir adelante con todo lo que la vida te ha enseñado para poder ayudar a muchas personas más.

Igualmente recordemos que debemos ser un ejemplo para nuestros hijos en nuestras relaciones de pareja y de cómo manejamos la relación, así como lo vemos, como vemos nuestras relaciones de pareja, tal vez este momento está pasando por una situación muy complicada pero debemos ser más ejemplo que advertencia para nuestros hijos frente al matrimonio. Todos pasamos por situaciones difíciles pero tú tienes el coraje y tienes el valor, debes mantener tu lugar como una esposa, como una madre, como una mujer líder y dedicada a tus valores y a lo que te hace realmente feliz.

Excelente, pero vamos a pasar a la siguiente pregunta el día de hoy: “Buenos días, me pregunto por qué no soy feliz en mi matrimonio. Ya llevo 16 años junto a mi pareja pero me siento vacía y no sé qué hacer, si trato de decir lo que siento simplemente él piensa que estoy buscando problemas ¿Cómo hago para lograr comunicarnos sin llegar a las discusiones?”

Bueno este tema de la felicidad es siempre como la pregunta de todos, cómo somos felices y para eso pues lógicamente primero que tenemos que preguntarnos ¿Qué es para nosotros la felicidad, que es para mí cierto? Y también debemos tener en cuenta que la felicidad es algo que depende de cada uno, vemos parejas que tienen tal vez todo lo que nos gustaría tener al a nivel financiero, nivel de posición, a nivel de trabajo o se ve muy felices y a veces quisiéramos tener eso pero no vemos realmente lo que sí tenemos. Entonces primero que todo tengo que saber qué es la felicidad para mí,  estar consciente de que la felicidad depende únicamente de mí.

También sabemos y conocemos muchas parejas que no tienen todas las cosas económicas que quisieran y sin embargo son muy felices ¿Así que realmente la felicidad depende de lo que tengo o no tengo, o es más bien una actitud y depende de mí?

Si, lo quisiera mencionar dentro de la frase que ya está escribiendo varias partes que me parecen bastante, creo que lo que tenemos que hacer es identificar un pensamiento limitante porque cuando escribes, por ejemplo, siempre me pregunto por qué no soy feliz en mi matrimonio y estas frases de siempre o nunca, o jamás, nosotros tenemos que evitar en todo momento porque si siempre te has preguntado ¿Por qué no eres feliz en el matrimonio? no estás dejando a tu mente la posibilidad de que el matrimonio sea algo que esté feliz y me atrevo a preguntar cuando nosotros decimos el sí a nuestra pareja o cuando nosotros aceptamos estar con alguien, esos momentos son momentos que definitivamente algo de felicidad. Así que la pregunta que tengo es ¿En qué momento eres muy feliz en el matrimonio? A veces nuestro matrimonio tenemos que aferrarnos de los momentos bellos que tenemos para recordar que si es posible ser feliz en el matrimonio, no se trata de que siempre es infeliz en mi matrimonio porque eso ya es un pensamiento que hace pensar, que bueno que siempre, nunca, jamás, es muy importante que podemos identificar y que tal vez no te sientas feliz ahora, momentos en que tal vez no esté todo como quisiéramos pero es muy importante identificar que son sólo momentos, etapas pero no siempre o nunca eso puede generar un bloqueo que nos permita que no seamos felices en el matrimonio.

Es importante buscar el mejor momento para hablar definitivamente cuando las cosas están tensas. Tal vez no sea el instante para sacar toda nuestra larga lista de cosas que no nos gustan y tampoco debemos dejar acumular una cantidad de cosas, sólo para tener una discusión grande y entonces decir toda a la vez. Es importante que primero que todo hablemos acerca de lo que yo sé que estoy haciendo que te molestas o de lo que yo siento, creo que estoy fallando en la relación o en la comunicación, en la situación que tenemos y cuando comenzamos hablando de lo que yo siento, creo que estoy fallando, eso le baja la tensión completamente a la situación,  a la discusión o a la comunicación que estamos teniendo porque el otro se da cuenta “No viniste atacarme, no viniste a decirme todo lo malo que soy, todo lo malo que hago” si no que estás siendo consciente de que tú también fallas.

Y aquí estamos hablando de todo un taller de comunicación, estamos hablando de que la comunicación en pareja, a veces nosotros definitivamente no estamos preparados para comunicarnos con una persona que no es un familiar nuestro. Yo recuerdo cuando nosotros nos casamos que la persona que nos estaba preparando, ese curso de preparación que nos obliga, nos decía “Pero tú te vas a dar tu vida con una persona que no es tu amigo, no es tu familiar ni siquiera es del mismo sexo y vas a tener que vivir con ella por el resto de tu vida” Entonces la verdad es que nosotros vamos a juntar nuestra vida con una persona que muchas veces solamente hemos conocido por unos breves periodos de tiempo y que sus breves periodos de tiempo de noviazgo sólo nos ha mostrado su lado hermoso, entonces no estamos preparados para la comunicación y cuando estamos hablando de comunicación, estamos hablando de muchos principios que de hecho queremos compartir en estos programas con ustedes, cómo mejorar la comunicación, cómo establecer la comunicación con usted, cómo encontrar, cuál es el mejor momento para comunicarnos, cuáles son las palabras con las cuales; como tú mencionas, la persona cuando está escuchando no se siente atacada baja la guardia y entonces podemos hacerle entender cómo me siento, no se trata de hacer un reclamo, si no decirle “Oye mira, me estoy sintiendo así” En el momento correcto, con las palabras adecuadas. Si yo transmito esa idea entonces la otra persona puede reaccionar de lo contrario, lo que podemos hacer es que podemos enfurecer o cerrar el entendimiento y crear un conflicto, es muy importante que nosotros podemos aprender a comunicarnos en el momento adecuado, con las palabras adecuadas, con el tono adecuado y con los sentimientos adecuados.

Nosotras como mujeres a veces mezclamos muchísimas cosas. Yo sé que nosotros hacemos muchas palabras que  usamos a diario y tenemos miles de ideas en la cabeza y podemos hacer varias cosas a la vez pero recordemos que la comunicación con nuestra pareja, si es un hombre pues es diferente, necesitamos centrarnos en un solo tema y hablar de él, y no irnos por las ramas y mezclar varias situaciones porque nosotros podemos cambiar de una conversación a otra sin darnos cuenta, y ellos están como “De qué estás hablando, estás hablando tal cosa o estás hablando de tal otra” Podemos hablar de todo entonces el buscar un tema específico y centrarnos en él, ser claros, directos pero sin ser agresivos ni estar enfadados, y tampoco decir “Sabes que estoy enojada por esto, hasta mañana, mañana hablamos” No porque hay que buscar el momento en que realmente tenemos el tiempo para hacerlo y no quiere decir que simplemente no lo hablemos y lo acumulemos ahí para una discusión gigante.

Hay una palabra clave que está diciendo aquí dice: ¿Cómo hago para lograr comunicarnos sin llegar a las discusiones? Y lo que quiero decir, es que si en algún momento ustedes están intentando comunicarse con su pareja y está terminando en una discusión, es mejor que detengan esa conversación ahí, o sea, si la conversación está terminando en discusiones porque se está haciendo de la manera equivocada, las discusiones en realidad aunque sé que existen en el matrimonio, que tú y yo hemos discutido muchas veces cuando una conversación se está tornando en una discusión es porque algo se está manejando mal, ya sea el tono y hasta el momento, y hacen las palabras, y hacen los sentimientos. Si hay una discusión es mejor detenerlo allí, decir “Sabes que estamos levantando la voz, estamos discutiendo, esto no llega a ningún lado, dejemos esto aquí 2 minutos, 5 minutos y volvemos a hablar del tema en otro momento”. Algo muy interesante que sucede, nosotros no somos perfectos pero muchas veces cuando estamos discutiendo, cuando estamos enojados, cuando estamos en desacuerdo, en algún punto sencillamente el tema lo dejamos ahí y decimos “Sabes que no vamos a discutir en este momento más” Pero no quiere decir que yo ya no le hablo más a mi esposa o no quiere decir que ya me deje de hablar porque en realidad este es uno de los 20 o 30 temas que tenemos que manejar en el día, después tenemos que hablar de los hijos, el dinero, de la educación, cualquier cosa, otra cosa que tengamos en nuestra vida, así que tenemos que entender ese tema queda en espera, pero nosotros seguimos adelante con nuestra vida, así que podemos dejar ese tema en desacuerdo, podemos dejar ese tema en una discusión pendiente pero la vida tiene que continuar. Así que seguimos hablando de las cosas que tenemos pendiente, de nuestras tareas y más adelante, cuando hayamos entendido, recuperado la calma, podemos retomar otra vez la conversación sin que se tornen discusión.

Además son mejor las preguntas que las acusaciones, recordemos que a nadie le gusta sentirse atacado porque cada uno de nosotros está haciendo un gran esfuerzo por cumplir sus responsabilidades como padre, como esposo, como amigo, como hijo, como trabajador, en fin, empleado o jefe, o lo que esté haciendo en su vida laboral, así que tenemos muchas áreas en la vida y a nadie le gusta sentirse atacado y mucho menos cuando llegue a casa y encontrar una larga lista de acusaciones. Así que sería más interesante hacer preguntas “Y por qué te molesta esto” “A mí me molesta esto” “Por qué no me dijiste que te ibas a demorar en la oficina o no me dijiste que no me ibas a acompañar a la presentación de los niños” “Me molesta esto por tal y tal razón” Sin ser un ataque y ser una pregunta. Y algo importante también es clarificar todo lo que sea confuso porque tenemos formas muy distintas de asumir las situaciones y de entenderlas, lo que tú entiendes, generalmente, yo entiendo las cosas de una manera y mi esposo las entiende de otra, así que siempre tratamos de clarificar  y eso nos ha evitado,  nos ha ayudado muchísimo a mejorar la comunicación para evitar las generalizaciones y suponer, porque recordemos que la telepatía no viene con la relación de pareja, entonces nadie nos puede leer la mente ¿Cierto?

Y la verdad es que estamos muy interesados en poder compartir con ustedes estas estrategias que nos ha permitido encontrar la manera de comunicarnos. De hecho estamos preparando un taller de comunicación para que podamos todos aprender a comunicarnos, podemos aprender a saber en qué momento, con qué palabras, con qué tono, cómo establecer una comunicación activa y queremos invitarlos para que sigan con nosotros, vamos a presentarles, dentro de muy poco, estamos trabajando en él. En realidad son un poco más comunes de lo que creemos y hemos encontrado que es importante que podamos trabajar y aprender acerca de la comunicación en el matrimonio.

Amigos pues estamos felices, mi esposa con una cosa más que me parece sumamente importante, es que cuando suceden situaciones no debemos criticar a nuestra pareja y hablar de lo que hacen o de lo que es. Entonces es la situación, se dice el pecado pero no al pecador, es otro dicho, pero es la situación de la cual nos estamos refiriendo, esa es la forma en cómo hacer las cosas, porque volvemos al punto, cuando somos criticados y atacados realmente eso bloquea completamente la situación y la comunicación.

El comportamiento de la persona que ha pasado, que hiciste tú, eres tal o tal,  antes hablamos más del comportamiento que de la persona, evita  muchísimos los reproches y las ganas de hacerle daño a tu pareja. Cuando te sientes atacado también quieres atacar, muchas veces no tienes la paciencia o has tenido situaciones alrededor tuyo que también te tiene molesto y a veces nos desahogamos con la persona menos indicada, que debería ser nuestro esposo. Recordemos que deberíamos ser la mejor versión de nosotros mismos cuando nos encontramos con nuestra pareja. Entonces no todo se dice con palabras, también están los gestos, también está las actitudes y recordemos que algo muy importante dentro de la pareja es la autocompasión. Porque necesitamos tratar de entender cuál es la situación, que está pasando, porque estás reaccionando de esa manera y eso cambia las exigencias por peticiones,  me gustaría que me ayudarás con esto, me gustaría, en cambio de estar exige, estamos haciendo una petición, estamos haciendo un poco autocompasivos.

Pues qué mejor que tener a nuestro esposo de mejor amigo, ese es un sentimiento de verdad muy hermoso, y verdad esperamos que todos y cada uno de ustedes pueda aprender. Esta es la sesión que hemos tenido para hoy, hemos escogido estas dos preguntas de temas que nos ha parecido muy común en las preguntas que estamos recibiendo en nuestros canales de Facebook, de Messenger, lo interesante que hemos aprendido es que estos canales son algo privado. Así que queremos invitarlos para que ustedes consideren, que de alguna manera podemos ayudar, después para que publica su pregunta, como estas preguntas que nos han hecho, aquí los vamos a tratar como siempre de manera anónima, sin comprometer a nadie pero tratar de compartir con ustedes una opinión, una sugerencia de cómo podemos tener relaciones más hermosas en nuestro matrimonio.

Y recuerden que todo lo podemos lograr si estamos juntos.

Muchas gracias por estar con nosotros. Este fue nuestro episodio 7, estamos felices de poder estar con ustedes. Nos despedimos.

Somos Carlos y Ángela.

Y estamos en Amorosamente Casados.

Mis amigos que tengan una gran noche, que tengan un gran día.

¡Chao!

 

Carlos Orjuela

Déjanos un comentario aquí: