Episodios

008 Que pasa cuando piensas que ya lo hiciste…

Y cuando ya se hizo  todo y de todas las formas, y expresiones posibles ¿Qué más hacer si ya se hizo todo?

Amigos hoy estamos en preguntas y respuestas. Estamos en el episodio número 8 de Amorosamente Casados.

Sí aquí vamos…

¡Hola! Somos  Carlos y Ángela

Y estamos en el podcast Amorosamente Casados

Queremos ayudar a muchas parejas, matrimonios para que pueden encontrar la felicidad en su vida y este es el podcast en donde queremos hablar con ustedes y compartir nuestras ideas.

¡Bienvenidos!

Bienvenidos amigos a nuestro episodio número 8.

 Bueno les contamos que estuvimos un poquito alejados con algo así como problemas de gripa, de garganta pero aquí estamos.

Aquí estamos de nuevo y hoy queremos hablar un poquito acerca de preguntas y respuestas. Y esto es una pregunta que nos ha llamado mucho la atención y tiene que ver con pensar que tal vez nosotros en el matrimonio ya lo hemos hecho todo ¿Qué opinas?

Bueno tal vez es una etiqueta que nos ponemos en nuestra mente para justificar nuestras actitudes. O tal vez porque estamos cansados de la rutina,  tal vez queremos un cambio, queremos algo diferente, así que a veces decimos “Es que ya lo hice todo” y bueno lo que yo pienso sinceramente con respecto a esto, es que es muy posible que ya he intentado todo lo que creo que debe pasar, según mi modo de ver pero hay una cosa muy importante y es que en el matrimonio, nosotros estamos tratando, nuestra tarea consiste en complacer o responder a las necesidades de nuestra pareja, tal vez cuando una persona está diciendo “Yo ya lo hice todo” estoy hablando de todo lo que yo creo que debo hacer pero aun así no ha funcionado es porque tal vez la otra persona no siente que ha recibido lo que está esperando recibir.

Es cierto que cada persona está cambiando constantemente pues descubrimos cosas diferentes,  cosas distintas,  pensar que ya la hemos hecho todo a mi manera de ver las cosas es  como dice mi esposo, solamente justificar lo que yo ya he hecho, creyendo que estoy satisfaciendo las necesidades del otro, sin contar, sin preguntar y sin  indagar si realmente eso es lo que la otra persona necesita.

Entonces lo que queremos hacer hoy es que todos podamos hacernos esta pregunta ¿De verdad pienso que ya hecho todo por mi matrimonio? Estamos hablando de que tal vez, en este momento, la situación de la persona que nos está escribiendo pues denota un poquito desespero. O sea, parece que es un matrimonio en conflicto, parece que hay un problema aquí en el matrimonio y pues pareciera que va a terminar, o pareciera que no está por muy buen camino.

Bueno no podría pensar que sea exactamente sea esa  la situación, las mujeres atravesamos por tantos cambios hormonales que no sabemos realmente que funciona y que ya no, no sabemos si son por los cambios de la luna, no sabemos si tiene que ver con la alineación de la luna, muchas de nosotras, muchas mujeres también a los hombres queremos mucho más diferente que queremos muchas cosas diferentes y de pronto nos sentimos como hastiados de la rutina, el trabajo,  la educación de los hijos, los mismos amigos, las mismas cosas, la misma casa, el mismo país, no sé, tantas cosas que podrían estar afectando y tal vez uno de los lugares donde nos sentimos más cómodos para explotar es en casa con nuestra pareja porque creemos y pensamos simplemente pues él me tiene que aguantar porque me ama.

Ver entonces lo que tenemos que hacer, lo que yo estoy viendo aquí es que si una persona piensa que ya ha hecho todo pero todavía no encuentra la solución específica, qué tal qué es lo que necesita en este momento, qué tal hacer una lista de las cosas que para ella, para tu pareja son importantes y entonces trabajar para lograr esa variedad o satisfacer esa necesidad que la otra persona tiene. En ese momento hemos hablado de la necesidad de variar, de la necesidad de ser reconocido, cosas que tenemos necesidad o de amar, o de contribuir, especialmente como tú dices, cuando llegamos a nuestra casa queremos encontrar allí un ambiente de amor, un ambiente donde nos reciban y podamos ser comprendidos y entendidos. Pero qué es lo que sucede cuando todavía no hemos entendido o expresado qué es lo que yo necesito, de tal manera que mi pareja sepa qué puede hacer para entonces  satisfacer esa necesidad,  este problema se resumiría en un asunto de comunicación.

Muy seguramente esa es la solución pero algunos seres humanos somos más callados que otros. Y nosotras las mujeres a veces creemos que nuestros esposos pueden tener así como un don de telepatía y adivinarnos qué es lo que nos pasa, porque a veces ni nosotras mismas sabemos que es lo que nos pasa pero también tenemos que tener en cuenta que el matrimonio y otras relaciones pasan por diferentes etapas, y dentro de las etapas está la etapa de la emoción, la etapa del trabajo y luego cuando ya sabes manejar bien la situación caes en la rutina, entonces te aburres y ya no quieres seguir en ese punto, en donde no sabemos qué más hacer y nos sentimos aburridos. Quizás es una buena etapa para hablar con nuestra pareja y quizás reinventarnos nuestro amor como pareja. Algunos psicólogos y expertos recomiendan que una relación se debe reinventar cada dos años, se debe renovar cada dos años, otros dicen que 4 o 7, en fin, la verdad es que varía dependiendo de la pareja pero esa palabra me encanta, reinventarnos constantemente para que podamos saber que no todo está hecho.

Definitivamente la palabra reinventar me llama muchísimo la atención ¿Cuántas veces hemos reinventado nuestro matrimonio?

Bueno miles, seguimos en la tarea.

Seguimos en la tarea pero yo pienso que es muy importante que la comunicación sea constante, que la comunicación de las necesidades sea algo constante, que yo pueda decir “Sabes que ayer me gustaba el rojo pero ya no me gusta el rojo, ahora quiero azul” Y está bien cambiar. O sea, no es ningún problema con cambiar mis gustos, cambiar lo que yo quería, tener un momento y tal vez ya me cansé o cambie de parecer, pero ya está bien eso. Lo importante es saber que nuestra pareja está allí para ayudarnos a lograr nuestras metas y nuestros sueños. Y si el trabajo está afectando, los niños están afectando o los niños tienen necesidades, la parte económica y financiera, todos los cambios que nosotros vivimos en todo momento hace que nosotros tengamos que reinventarnos nuestro matrimonio, por tanto pienso y quisiera volver al punto, es importante que esos cambios pueden ser comunicados para que la pareja no piense que ya hizo todo, porque de hace 10 años a él le gustaba el azul y ella le gustaba la sopa pero ahora ni le gusta el azul y no le gusta la sopa, entonces siento que ya lo hice todo. Es muy importante que podamos estar hablando constantemente de esta reinvención, de este redescubrimiento y dentro de las creencias también es importante revalidar. Una de estas ideas, tal vez tradicional, en alguna de estas sociedades y es que cuando llevas mucho tiempo con tu pareja tiene que convertirse en algo muy aburrido. La verdad es que en esta época las pareja hemos cambiado, ya no nos vestimos cómo nos vestíamos antes, cuando llevamos 20 años de matrimonio o 30, o 50, ahora las mujeres de 40 y 50 parecen jovencitas aún. Pues todo está cambiando pero en la parte de las creencias es importante dejar de lado o reinventar esa frase de que estar al lado de nuestra pareja tiene que ser aburrida, al contrario muchos estudios nos indican y nos promueven, nos motivan a hacer muchos cambios en pareja para mantener la fidelidad,  respeto, el entendimiento, la tolerancia, el placer sexual y éste puede ser uno de los ingredientes esenciales para lograr el equilibrio perfecto.

De hecho el estar cambiando constantemente es lo atractivo porque tenemos que estar pendiente, preguntarnos y ahora qué le gusta y con este cambio de cabello ahora te ves más hermosa o quizás este tono de cabello no me gustó pero no importa sigue cambiando, a mí me parece y me gusta mucho los cambios, es una época para volver a comenzar, es una época para estar con una persona diferente pero teniendo la misma esposa,  cambió su forma de ser y entonces ahora tengo que reconquistarla, ahora tengo que enamorarla. Ya esto es bastante positivo, me llamó mucho la atención la reinvención, el redescubrimiento y el reenamoramiento, llamémoslo así.

Y esos son ingredientes esenciales para lograr amarnos más, que veamos a nuestra pareja constantemente de una forma distinta, eso nos ayuda a olvidarnos de la rutina, del día a día y podemos comprometernos aún más y nos ayuda a comprometernos más en nuestra relación, para eso hay varios hábitos importantes que podríamos tratar. Uno de ellos es hablar más a menudo por lo menos durante una hora al día y hablar de cosas diferentes, aunque obviamente hay temas específicos en los que se deben tratar las cosas de la casa, los niños pero porque no otras cosas, como escuchar nueva música, hacer cursos, ver programas y tener un tema de conversación diferente para estos momentos.

Muy bien básicamente es tener proyectos en todo momento, proyectos que nos ayuden a trabajar juntos, proyectos que nos ayuden a tener una perspectiva diferente y que nos promuevan este hábito de la comunicación. Así que para resumir la respuesta que queremos darle a nuestra seguidora respecto a esta pregunta, qué tiene ella, se siente que ya hecho todo en el matrimonio, me gustaría decirle que tal vez todavía hay muchas cosas por hacer, que cada día nosotros cambiamos y que cada día nos encontramos con una nueva persona. Pero qué hermoso es enamorarse de la misma persona muchísimas veces y la única manera es generar una comunicación en donde  la pareja manifieste sus nuevos sentimientos y sus nuevos gustos, sus  ilusiones, como yo poder manifestarle a mi pareja mis nuevas emociones y nuevos sentimientos e ilusiones, de tal manera que siempre vamos a tener algo porque trabajar, algo porque despertarnos, la motivación que necesitamos para que nuestra vida en pareja siga adelante.

Y así conocer lo impensable en el otro, somos mundos muy cambiantes, somos seres abiertos al cambio constante. Así que nada más interesante que reconquistarnos y aprender nuevamente a amarnos cada día.

Así que la respuesta es que ya crees que has hecho todo, bueno creo que todos tenemos que hacer cada día cosas nuevas.

Gracias por la oportunidad que nos dan ustedes de llegar a sus momentos, a su tiempo. Gracias por estos minutos que nos permiten compartir con ustedes y tenemos todavía muchas preguntas para los cuales queremos comentar en estos episodios que estamos haciendo en el podcast de Amorosamente Casados. Estamos muy emocionados, estamos de vuelta después de tener un poquito de enferma la garganta pero ya estamos nuevamente otra vez con una comunidad que está creciendo constantemente y que estamos muy emocionados de alguna manera de poder ayudar a los matrimonios para que sean felices.

Y definitivamente tengan objetivos en común, tengan objetivos en pareja para fortalecerlos muchísimos y les deseamos mucho éxito en su matrimonio.

Muy bien y con eso terminamos nuestro episodio número 8 y aquí nos despedimos…

Somos Carlos y Ángela.

Y estamos Amorosamente Casados.

Que tengan una gran tarde, noche, día, donde quiera que estén.

¡Chao!

Carlos Orjuela

Déjanos un comentario aquí: