Episodios

012 Las etapas del Matrimonio Feliz

¿Cuáles son las etapas del matrimonio?

¿En qué etapa está tu matrimonio?

¿O En qué etapa del matrimonio estás tú?

Amigos bienvenidos a nuestro podcast 12 de Amorosamente Casados.

Aquí vamos…

¡Hola! Somos  Carlos y Ángela

Y estamos en el podcast Amorosamente Casados.

Queremos ayudar a muchas parejas, matrimonios para que pueden encontrar la felicidad en su vida y este es el podcast en donde queremos hablar con ustedes y compartir nuestras ideas.

¡Bienvenidos!

Hola amigos… Bienvenidos a nuestro podcast de Amorosamente Casados. Estamos felices de poder nuevamente estar con ustedes, en el día de hoy vamos a hablar un tema muy interesante que tiene que ver con las etapas del matrimonio, estamos en el episodio número 12, que maravilla y muchas gracias por todas las personas que nos siguen, que nos escuchan y sobre todo que lo comparten con amigos, familiares, que tal vez puedan encontrar algo útil en estos programas que estamos haciendo para ustedes, para poder ayudar en sus matrimonios.

Gracias también por todos los comentarios que nos dejan y por las palabras de ánimo, nos encanta saber que estos comentarios que hacemos son productivos en su matrimonio, es el objetivo de todas estas cosas que hacemos.

Nos encantaría seguir trabajando con ustedes, así que si de alguna manera ustedes tienen alguna duda, alguna pregunta o un comentario es una sugerencia, estamos aquí para poder continuar con ustedes y para poder hacer esto, algo maravilloso poder tener la audiencia que estado creciendo y estamos casi en los 9000 seguidores en nuestras páginas de Facebook y bueno estamos increíblemente contentos con la acogida que ha tenido este proyecto.

Así que hoy vamos a hablar acerca de las etapas del matrimonio y es interesante porque al principio estábamos pensando hablar de por qué hay algunos matrimonios que se dan por vencidos, que se acaban, que terminan y lo que estábamos encontrando es que en muchos de los casos lo que sucede es que no se ha entendido cuáles son las etapas que hay en el matrimonio y no con esto quiero mencionar que hay una etapa en donde el matrimonio se acaba, pero si hay una etapa en donde el matrimonio pierde su entusiasmo, entonces hoy vamos a hablar un poquito acerca de estas etapas en las que se divide el matrimonio.

Y algo que me llamó mucho la atención de los mensajes que nos dejaron en la página de Facebook dice “Ay por Dios debería llamarse increíblemente aún casadas” y la verdad es que si, hoy en día es muy muy raro, ahora somos un grupo en extinción de los que estamos y seguimos Amorosamente Casados, y por eso estamos todos trabajando en esta comunidad para mantenernos firmes y realmente dar a nuestras nuestros hijos,  a todos nuestros seguidores, un ejemplo de que si se puede estar Amorosamente Casados y que realmente no somos una advertencia sino somos un ejemplo a seguir.

Y que se puede tener un matrimonio exitoso, hace poco estamos mirando y hace unos días leía que el promedio de los matrimonios en Estados Unidos que se separan o el promedio de los que continúan es el 50%, es una cifra bastante escandalosa, quiere decir, que la mitad de las personas que contraen matrimonio lo terminan o la mitad de las personas que contraen matrimonio se mantienen pero lo interesante de este asunto es que éste es una estadística que tiene que ver con todos los matrimonios que se han registrado desde hace muchísimo tiempo y lo interesante o lo escandaloso de este asunto es que si se hace una estadística de los últimos 10 años solamente, y esto por favor es increíble, 67% de los matrimonios en los últimos 10 años terminan en divorcio ¿para dónde vamos? Qué triste, es una advertencia muy  triste para la generaciones que vienen, a ver qué será de la base de la sociedad, no se mantiene que ahora y los estilos de vivir, de darse por vencido, tal vez de probar la resistencia o el deseo de continuar, de superar los desafíos y las dificultades con la persona que hemos escogido para vivir y para compartir, simplemente se ha vuelto tan similar a las cosas de uso diario.

¿Tan volátil verdad? digamos que la sociedad de hoy, la época de los jóvenes, la generación de nuestros días, ha aprendido que si las cosas no funcionan se reemplazan y en esto tiene muchísimo que ver los medios de comunicación, obviamente la farándula, las novelas y la televisión. Porque si ustedes podrían pensar uno ve una película y se da cuenta que en hora y media pasa de todo. Cuando se enamoran, se casan, se divorcian, entonces perdemos una vez la noción de la realidad y nuestros niños, nuestros jóvenes están crecido con estas cosas, y a veces nosotros también nos dejamos llevar por el tipo de televisión que vemos, el tipo de películas que vemos, son las medidas sociales que frecuentamos, que escuchamos. A veces pensamos hoy en día el matrimonio tiene un punto de vista diferente porque ahora las mujeres no somos sumisa, ya no dependemos 100% de los esposos, hoy en día nosotros también aportamos y en muchos casos pues son los esposos que se están quedando en casa con los niños y ellas son las que salen a trabajar, así que definitivamente ha cambiado el concepto del matrimonio pero eso no significa que el matrimonio haya perdido su validez.

Oye este movimiento en donde la mujer se rebela contra la sociedad, contra este machismo, que las venía acosando por muchos años no tiene que verse como una amenaza para el matrimonio, sino como una oportunidad para que la mujer también brille por sus talentos, por sus dones, las mujeres la verdad son increíbles y yo adoro a las mujeres, especialmente a la mujer linda y divina que tengo a mi lado.

Bueno pero no es innegable que en algunas sociedades, en algunas culturas, para los hombres están como atemorizados por la fuerza de la mujer. Hoy en día las mujeres están ocupando cargos administrativos, cargos presidenciales en todas las áreas comerciales y también en el hogar. Ya las mujeres no nos quedamos calladas y eso es algo bastante positivo pero también cuando nos vamos a los extremos sabemos que no es algo que aporte realmente el valor que tiene.

Entonces discutir acerca de las etapas del matrimonio y eso tiene que ver con una charla que estábamos desarrollando antes en el canal que teníamos anteriormente, que le llamamos familias con éxito, un episodio que se llamaba las cinco etapas del matrimonio y hablamos de que sucede algo en nuestra vida que nos hace el comenzar con mucho entusiasmo, luego caemos en otra etapa loca, en una rutina y entonces empezamos a mirar cuáles son las etapas que nosotros tenemos en el matrimonio. Lo interesante de esto es que nosotros vamos a hablar hoy de las etapas del matrimonio, no se aplica a los matrimonios sino en realidad se aplica a casi todo en la vida. Nosotros pasamos por varias etapas que son bien marcadas, así que lo que queremos compartir con ustedes es que sirve, no solamente para nuestro matrimonio, nuestro noviazgo, en las épocas que comencemos con nuestros hijos, para nuestros trabajos, para nuestras empresas, para todo, porque se reúnen algunos requisitos, algunas características que son bastante comunes. La primera etapa que quiero mencionar es la etapa del entusiasmo. Cuéntame sobre esta etapa.

En esa primera etapa del matrimonio es cuando te sientes volando, con mariposas en el estómago, te sientes muy enamorado, que esa persona es todo para ti y que sin esa persona tú no vives, y estás realmente enamorado,  es una etapa que hay que disfrutar muchísimo, que hace una parte muy importante de las bases sólidas para poder fomentar o para poder construir un matrimonio saludable.

En esta etapa del matrimonio nosotros nos levantamos, lo primero que nosotros hacemos en la mañana es pensar en esta persona, pensar en esta nueva etapa en la que estoy, pensar que soy recién casado, que estoy a punto de casarme o que me acabo de casar, pensar que estoy teniendo una relación maravillosa, despertarse con una mujer hermosa al lado, son etapas que de verdad nos llenan de entusiasmo, de alegría y ganas de vivir, de salir adelante, es una etapa caracterizada por esto, por el entusiasmo, la emoción, por la excitación, las ganas de continuar en este proyecto que estamos teniendo.

Y es interesante que en esta etapa en la que no estamos viendo los defectos, en que pasamos todas las cosas, en que está bien si se hace algo que no me gusta, estoy enamorado y bueno yo le ayudo, le colaboró y ese tipo de cosas. Está bien, no voy a pelear por eso, no es tan importante, realmente no, entonces la verdad es que estamos tan enamorados y tan entusiasmados con este nuevo proyecto de vida, de formar un hogar que realmente no le damos importancia a los pequeños detalles.

Vamos a mencionar un poco que en esta etapa es donde deberíamos estar constantemente, entusiasmados, enamorados, vamos a ver cómo mantenernos en esta etapa que es una de las etapas más hermosas del matrimonio porque es posible que podamos vivir enamorados todo el tiempo. La segunda etapa  es el descubrimiento, la educación de la continua, mejora personal, para poder tener un rendimiento mejor en esta nueva etapa que está comenzando, cuando nosotros estamos hablando de la segunda etapa, cuando ya pasa el entusiasmo, cuando sabemos que tenemos un entusiasmo, naturalmente las personas queremos hacerlo mejor, entonces comenzamos una etapa de formación personal, ya sea que investigamos más o leemos más, sabemos más, o preguntamos más, pero cada uno de nosotros empieza a querer hacer las cosas mejor, es una etapa muy interesante porque es una etapa de crecimiento, de estudio, de mejora personal para poder rendir mejor en esta etapa que estamos hablando de matrimonio.

Un ejemplo muy tradicional de esta etapa es que muchas veces nosotros nos esforzamos por hacer una nueva receta de cocina, por preparar algo diferente, por decorar distinto la casa, por ir a otro lugar a explorar juntos, en fin, hacemos cosas divertidas, diferentes y estamos siempre en esa búsqueda de satisfacer o de sorprender a nuestra pareja y de hacer cosas nuevas.

Bueno y en esta etapa estamos aprendiendo, estamos conociendo y una cosa que es muy linda es que nosotros estamos también conociendo a nuestra pareja, al principio nos enamoramos y lo aceptamos con todos los detalles, buenos y malos porque todo es amor, es pasión, todo es algo muy interesante pero en esta segunda etapa, cuando ya el entusiasmo se ha sentado poco hay un interés genuino por conocer a la otra persona, por amar a la otra persona, empezamos a preguntarse un tipo de preguntas un poco más profundas, cómo te sientes en esta situación, cuáles son tus sueños, cuáles son tus ideales, déjame conocer tu pasado, déjame conocer tus ilusiones, déjame saber qué puedo hacer por ti en esta etapa que estamos aprendiendo a conocernos unos a otros y estamos descubriéndonos, estamos abriendo nuestro corazón para que pueda conocernos mucho más cada uno.

Y es totalmente un re-aprender todos los días, a veces descubrir cosas que no sabíamos, puntos de vista diferentes ante las situaciones, ante los retos que hacemos, como lo solucionamos y todo es en pro de nosotros, de la relación de matrimonio, de esta etapa y si hay niños con mayor razón estamos enfocados en nosotros como familia.

Muy bien entonces estás dos primeras etapas es algo que nosotros vamos a insistir en que debería ser el ideal, que estuviéramos en estas dos etapas, la tapa de la emoción y el entusiasmo o bien la tapa de la educación y el descubrimiento porque allí es donde se mantienen los matrimonios más sólidos, vamos ahora a pasar a la tercera etapa es cuando definitivamente el entusiasmo ya se sentó, cuando quise aprender de algo pero de un momento a otro creo, pienso o me convenzo a mí mismo de que esto es todo “De verdad esto era lo que todos estaban hablando” caigo en una realidad pero esa realidad se sienta en un resultado de haber caído en una monotonía, de haber caído en una rutina, y esta es una etapa muy delicada en el matrimonio.

Definitivamente hay que estar pendientes de cuando vivimos este etapa y no es algo que como que del primer mes que te casas hasta los 3 años estás emocionada, ahora de 3 años y un día hasta las 5 vas a sentirte aprendiendo, no es algo que es constante y más adelante vamos a mencionar también esto, es un ciclo que vivimos constantemente y como lo menciona mi esposo, no es solamente en el matrimonio, sucede cuando comienza una carrera, cuando comienzas en un trabajo, tienes un nuevo grupo de amigos, exploras un nuevo deporte, uno talento, un nuevo hobby pero en esta etapa de darte cuenta de que hicimos todo esto y que aquí hasta quieres, esto no tiene nada más que ofrecer,  cuando empiezan  las dudas de saber si hay algo más que tienes para mí o no.

Yo recuerdo cuando nosotros comenzamos en nuestro matrimonio, unos comentarios que nos hacía porque permanentemente estábamos en un estado de enamoramiento, parecíamos novios todo el tiempo y entonces nos decían algo así como “Espérate que llegues a 2 años de casado, que llegues a 3 años de casados” Qué pasa o sea, qué sucede en ese momento verdad y estábamos como a la expectativa de verdad de llegar a 2 años, 3 años pero no entendido todavía ¿Qué pasa? la verdad es que si nosotros caemos en la rutina, si caemos en una monotonía allí es donde empiezan a tener la dificultad, los problemas los matrimonios más sólidos. Bueno de hecho aunque tenga un matrimonio sólido no quiere decir que no se tengan dificultades y tampoco vamos como por números exactos, y recuerdo que esa época mis suegros fueron a un taller de parejas y se fueron un fin de semana que para renovar votos y estas cosas, apenas están saliendo de moda y  cuando llegaron nos contaron muy emocionados, y nosotros también queremos ir, y no dijeron “Esperen  a que tengan 20 años, cuando tengan problemas de verdad vayan” y yo siempre me quedé con la duda ¿por qué hay que esperar a estar mal en el matrimonio para empezar a solucionarlo? ¿por qué no prevenir estas situaciones? ¿por qué no trabajar en pareja antes de que suceda? porque ya cuando se han hecho heridas profundas en el alma o cuando se han dicho, hecho cosas que duelen, tal vez sea tarde, o sea es muy difícil y recordemos que se perdona pero no se olvida, tristemente  aprendemos a manejar las situaciones pero retomando el tema, definitivamente la parte del sentarnos en la realidad y ver que hemos construido y hasta donde hemos llegado, si hay algo más adelante es una etapa de cómo de reflexión.

Si es interesante, en donde tenemos que saber manejar porque en algún momento nosotros vamos a caer en la cotidianidad, vamos a caer en la rutina y allí es donde vemos  una alerta para no dejarnos caer en la siguiente etapa, que es una etapa  bastante controversial, es la etapa número cuatro y le llamamos la etapa de la duda o del cuestionamiento. Una triste realidad que sucede con la etapa cuatro, la etapa de la duda o el cuestionamiento es que nosotros caemos en esta etapa debido a que alguien cercano a nosotros, un amigo o un familiar, nos hace dudar de la etapa en la que estamos.

O sea, no sé si la pregunta de verdad usted quiere seguir así, de verdad usted quiere continuar con su esposa, de verdad usted quiere continuar con su matrimonio, tristemente hay una tercera persona que nos hace dudar porque nosotros ya estamos en la etapa de la realidad, de la rutina, de la monotonía. Entonces cuando nos hacen esa pregunta ¿de verdad usted quiere continuar con el matrimonio? pero yo estoy en la etapa del entusiasmo y la pasión, voy a decir “Claro si quiero seguir”,  cuando estoy en la segunda entonces quiero conocerla pero cuando estoy en la duda, en la monotonía y alguien llega con una pregunta de estas, fácilmente me puede tumbar toda la estructura que yo tenía sólida de mi matrimonio.

Y ahí es una parte donde debemos tener muchísimo cuidado porque es donde aparecen los compañeros de trabajo, el amigo del amigo,  cuando empieza la liga con la amiga, cuando empezamos a ver más interesantes las otras personas que están afuera de nuestro matrimonio, cuando ya le conozco los defectos a mi pareja y hay cosas que paso pero hay otras cosas que definitivamente no me gusta, cuando empiezo a compararlo o a compararla,  cuando empezamos a comparar a nuestra pareja con esa otra persona que es más graciosa, ella no me regaña, ella no me critica, si yo le comentó a su persona o a mi amiga puede ser hasta una amiga muy cercana que empiezo a contarle todas mis cosas, y esto ya lo habíamos mencionado en otros episodios. Empieza una cantidad de dudas y de preguntas que si no estás realmente afianzado en tu matrimonio pueden tumbarte a ti mismo, pueden hacerte cambiar tus creencias y obviamente hay cosas que siempre tenemos que mejorar, no somos parejas perfectas pero cuando ponemos todo en perspectiva y también lo hemos mencionado antes, cuando ponemos nuestro matrimonio en perspectiva y esos defectos o esos malentendidos no son lo suficientemente fuertes como para tumbar nuestra relación es cuando salimos adelante en nuestro matrimonio.

Después de esta etapa de la duda hay algo muy interesante y es que si hay algo que no te tumba es porque te fortalece. O sea, en esta etapa pueden suceder varias cosas buenas o malas, una de las cosas que puede suceder es que el matrimonio se acabe, es que la persona diga “Sí definitivamente yo no quiero continuar con esto. Me quiero divorciar” que es lo que comentábamos al principio, lo que están dando ahora, la nueva generación de que si algo ya no me sirve lo desecho, pero otro camino que nosotros podemos tomar, luego de que hemos entrado en esta etapa de la duda, es entender que podemos o debemos recuperar ese estado por el que yo luché al principio, que nosotros tenemos que recordar siempre, es un consejo que queremos pedirles, si es que ustedes en todo momento recuerden su motivo, recuerdan ustedes porque se casaron, recuerden porque se enamoraron, recuerden porque se comprometieron, recuerden porque querían tener un hogar juntos. Ese es el motivo, ese es el que me llevó a proponerle matrimonio, a proponerle que fuéramos novios, a proponerle que hiciéramos una nueva vida. Ese es el motivo real y eso tenemos que recordar en todo momento. Si nosotros recordamos el motivo entonces podemos trabajar por él pero si yo olvido el motivo por el cual empecé con mi matrimonio pues va a ser muy fácil que diga “Sabes que ya no me sirves adiós”.

Bueno y no solamente ese motivo inicial con el que nos comprometimos y nos casamos, y no con esos esos miles de motivos que tenemos y que hemos descubierto través de las primeras etapas, de los sueños, ilusiones, descubrimiento, cosas que hacemos juntos, cosas que no conocíamos de nuestra pareja, siempre hay que estar buscando, los buenos motivos y hay algo que a mí me preocupa muchísimo y es ver que no solamente los matrimonios jóvenes están terminando sus relaciones muy rápido sino que muchos matrimonios de muchos años, de 25, 30, 40, 50 años de matrimonio deciden divorciarse y entonces  a veces escuchamos casos de “Bueno pues es que siempre estamos juntos pero sólo por los niños” O sea, no construyeron un matrimonio juntos, vivieron en la misma casa, compartieron una vida, se acostumbraron a la rutina, los consumió que no se habían dado cuenta y cuando el motivo, que pueden ser los hijos,  o están pagando una casa, o cualquier otra cosa, eso se acaba,  acaba el matrimonio y ¿Dónde queda toda esta vida que hemos compartido juntos?

Increíble y tristísimo que esto suceda pero definitivamente es una realidad, así que después de la etapa de la duda, dónde llega la etapa de la decisión, en donde yo decido terminar o recordar el motivo para volver a comenzar, es cuando nosotros debemos entender o cuestionar nuestras dudas, cuestionar qué es lo que no está funcionando, en qué momento perdimos el entusiasmo, en qué momento perdimos las ganas de conocernos, en qué momento perdimos la capacidad de impresionarnos el uno al otro. Y algo muy interesante que es muy lindo y es que como que estas cinco etapas en realidad a veces conforman un círculo,  comenzamos en la etapa 1 y es como un círculo que va al 2-3-4-5 pero después del 5, después de que hay una duda que entra, el después de que hay una decisión que yo tomo, generalmente viene la etapa número 1 nuevamente, es cuando yo decido que tengo que luchar por mi matrimonio, que tengo que reconquistar a mi esposa, que tengo que convencerla nuevamente, que tengo que iniciar un proyecto nuevo o ahora vamos a hacer esto, o ahora vamos a tener hijos, o ahora vamos a luchar por nuestros padres, no sé, por cualquier motivo que lo que hace es que nuestro matrimonio vuelva a la etapa del entusiasmo, a la etapa en donde los dos trabajamos juntos, en donde hicimos  que sí podemos lograrlo, arranquemos, comencemos, hagamos esto, ayudemos a esta persona, ayudemos a esta sociedad, trabajemos por esta comunidad, bailemos en este momento, no sé, pero hay un proyecto que nos une y que nos llena de entusiasmo para volver a comenzar en la etapa 1, luego de conocernos y a veces pensamos que ya conocemos a nuestra esposa pero hay algo muy interesante es que con cada minuto, con cada día todos nosotros cambiamos, cambiemos nuestra mentalidad, cambiar nuestros objetivos y eso no está mal, de hecho es emocionante reconocer a mi esposa, volver a ver ahora que piensa, ahora que estamos evolucionando cuáles son sus nuevos sueños, sus nuevos ideales y volver a conquistarla.

Bueno pues parte de reconquistar es algo mutuo,  es una decisión que tomas después de esas dudas y pones en perspectiva, pones en la balanza todo lo que has vivido, todo lo que quieres, tus sueños y decides continuar con tu matrimonio, con tu relación, entonces hay que empezar a buscar nuevas cosas que hacer y eso me recuerda hace un tiempo, cuando nuestros niños ya salieron de casa y se fueron a la universidad, todos nos preguntaron “Bueno y ahora qué van a hacer” Bueno sí por unos días estuvimos “Wow esto era todo, tan rápido ya crecieron, ya se fueron y ahora qué hacemos, que hacemos con tanto tiempo libre, que hacemos solitos”  y comenzamos hacer cosas, una lista de cosas que queríamos hacer y que nunca habíamos hecho, que nunca hemos pensado explorar y empezamos hacer cosas como tomar un curso de buceo y luego para un cumpleaños volamos en una avioneta y cosas, aventuras que nos mantienen vivos y hoy en día los proyectos son los que nos mantienen, de hecho este podcast es uno de ellos, queríamos ayudar a los matrimonios jóvenes o matrimonios que estuvieran atravesando dificultades y aquí estamos haciendo lo mejor que podemos para poder colaborar y es parte de nuestros proyectos.

Pregunta para cada uno de ustedes ¿En qué etapa está tu matrimonio o en qué etapa del matrimonio estás tú? es completamente diferente, puede que nuestro matrimonio está en una etapa pero nosotros estamos en una etapa diferente. Pienso que cuando nosotros nos cuestionamos en qué etapa del matrimonio estamos, sinceramente lo hacemos como pareja, los dos podemos aprender mucho, hay que tener esa actitud, estar evaluándose constantemente y de poder tener esa decisión de continuar luchando por nuestros matrimonios, nuestra relación de pareja y estar modificando el matrimonio y cambiando.

No nos encasillamos tampoco, lo más hermoso del matrimonio pienso que son los cambios, cuando nosotros los cambios son tan emocionantes, está bien cambiar y lo hemos dicho muchas veces si al principio te gustaba el color rojo y ahora te gusta el color morado pues está bien, no hay ningún problema, es una de las cosas maravillosas que apoyo. Por ejemplo, en las mujeres que tienen la oportunidad de tinturarse su cabello y a veces se pone de un color más claro, a veces se ponen un color más oscuro, a veces es más amarillo, a veces el más rojo, es maravilloso tener los cambios, nosotros pasamos del cabello negro al cabello blanco y creo que deberíamos tener la oportunidad de cambiarnos también las cabellos.

Bueno aquí inicia los proyectos, cambien de casa, cambien de trabajo, cambien de carro, cambien de amigos, busquen otros hobbies, busquen otras cosas que hacer, aún si tienen niños pequeños ustedes necesitan ese cambio, esa nueva etapa, busquen, creen oportunidades, nuevos proyectos y esos cambios son tan vitales para que podamos sentirnos vivos en cada momento.

Bueno amigos entonces con este tema de hoy queremos dejarlos para que puedan reflexionar, para que puedan pensar en nuevos proyectos, en nuevas cosas, en renovar constantemente su matrimonio, no esperen a estar en una crisis matrimonial para empezar a tomar cartas en el asunto, para poder empezar a pensar en qué cosas podemos mejorar, hay que mejorar todos los días, hay que estar constantemente buscando nuevas aventuras, nuevas oportunidades y nuevas formas de amarnos.

Cuando lleguen las dudas, ya sea por ustedes mismos o porque otras personas nos hacen dudar, tengan el poder, la fortaleza de defender sus motivos y recuerden que nuestro matrimonio es lo más maravilloso que nosotros podemos tener, es nuestro lema, lo hemos puesto en casi todas las invitaciones que hacemos en Facebook, en las redes sociales “Podemos lograrlo todo si estamos juntos”.

Muchas gracias por estar con nosotros, terminamos.

Somos Carlos y Ángela.

Y estamos Amorosamente Casados.

Nos vemos pronto, que tengan un gran día.

¡Chao!

Carlos Orjuela

Déjanos un comentario aquí: