Episodios

014 Estamos Dispuestos a Amarnos en la Salud y…

Cuando comenzamos el matrimonio prometemos estar en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y enfermedad.

¿Estás dispuesto amar en la salud y en la enfermedad?

Vamos a tocar el tema de la salud y la enfermedad ¿Qué pasa cuando una pareja tiene una enfermedad y cómo eso afecta al matrimonio?

Bienvenidos a nuestro episodio número 14 de Amorosamente Casados, luego de un tiempo aquí estamos nuevamente.

Aquí vamos…

¡Hola! Somos  Carlos y Ángela

Y estamos en el podcast Amorosamente Casados.

Queremos ayudar a muchas parejas, matrimonios para que pueden encontrar la felicidad en su vida y este es el podcast en donde queremos hablar con ustedes y compartir nuestras ideas.

¡Bienvenidos!

Bueno amigos y después de una pausa forzada por cuestión de naturaleza tuvimos varias semanas en que estuvimos alejados de la grabación por motivos de salud y precisamente pensando en nuestros podcast y en los matrimonios, pensando en todas las personas que nos siguen y que queremos ayudar, estamos mirando como una enfermedad puede llegar a afectar el matrimonio, algo personal que queremos compartir con ustedes.

Pero miramos también como eso puede afectar el matrimonio y esta es la vida real, no sabemos cuándo nos enfermamos, estamos bien y de repente todo cambia, y puede ser una enfermedad, puede ser un desempleo, puede ser la muerte, puede ser cualquier otra circunstancia que no se esperada y entonces esto afecta la pareja.

Lo que queremos contarles, que estábamos tratando de tener estas grabaciones periódicas, constantes y de repente ustedes escucharon algún malestar, la garganta pero luego mi amada esposa, mi bella mujer, tuvo una  enfermedad, que vaya todavía estamos tratando de combatir, todavía estamos en proceso que tratar con ella pero es una enfermedad que te afectó la garganta y entonces estaba sin voz durante algunas semanas, que no podías estar hablando.

Me alegra muchísimo que estés bien, de vuelta con nosotros, si es algo que uno no se espera y que realmente piensas que se va a solucionar muy pronto pero empiezan a pasar los días y los malestares aumentan, así que no sabes cómo reaccionar ante la situación.

Lo que estábamos mirando es como una enfermedad, que como tú lo decidas, completamente inesperada, nadie se espera una enfermedad, nadie se espera un virus, nadie espera una reacción del cuerpo, pero tampoco nadie se esperaba una tragedia, nadie se espera la muerte que a veces llega.

Tuvimos esta semana la oportunidad de presenciar la muerte de una pareja muy cercana a nosotros y cómo este hombre, estando muy bien de salud, de un momento a otro tuvo una embolia y quedo en coma, y falleció.

Era un matrimonio muy joven y ¿Qué pasa ahora? ¿Cómo sigue la vida? ¿Cómo afecta la vida después de que una tragedia? Una enfermedad puede llegar a la vida de la pareja.

Esto es algo para lo que tal vez no estamos realmente preparados y son temas muy difíciles de tratar, además que tiene que ver con nuestra educación, nuestra familia, nuestra cultura, nuestra percepción de los cambios de la vida pero enfocándonos un poco en nuestra experiencia, últimamente ha sido la sorpresa que una enfermedad y como les contamos, es algo que no esperábamos y que afectó muchísimo.

Por muchísima semanas no tuve voz y tuve una broma con mi esposo porque él dice que es el estado perfecto de las mujeres “Hermosas y calladitas”, así que hay que buscarle el lado amable a la situación.

Es una broma que tenemos entre nosotros pero yo siempre he pensado que las mujeres son hermosas y nos hacen una falta terrible cuando por alguna razón no pueden hablar.

Vamos a hablar precisamente de eso ¿Cuál es la responsabilidad de cada una de las partes de la pareja cuando la otra persona se enferma? Les puedo asegurar en su matrimonio, en la relación que ustedes tengan, uno de los dos se va enfermar, tal vez los dos al mismo tiempo, tal vez se van a turnar, algunas personas son más propensas que otras.

¿Qué pasa en el matrimonio cuando uno de los miembros de la pareja se enferma? ¿Cómo reaccionamos? Como tú lo decías, hace unos momentos, no estamos preparados para una enfermedad, no estamos preparados para cuidar a la otra pareja incondicionalmente, estamos preparados para darles lo mejor de la atención, para tener toda la paciencia del mundo.

Ahora que tú viviste algo de eso, cuéntanos acerca de la paciencia que se requiere para los cuidados.

Bueno son dos puntos de vista porque la persona que está enferma igual  empiezan una serie de preocupaciones en tu mente, es diferente tener gripa y saber que es algo pasajero, a tener que presentar algunos síntomas de una enfermedad que no sabes qué es y qué no se encuentra el motivo y que no sabes cómo se va a curar y si se va a curar.

Entonces empiezas a hacerte una cantidad de historias inventadas en la cabeza que te llenan de preocupación, es así que por una parte está el que está enfermo y por otro lado está el que lo está cuidando e inicialmente tampoco se ha preparado.

Pues los primeros días estás muy preocupado y estás tratando de cubrir todas sus necesidades pero con el paso de los días ya se vuelve como una responsabilidad y una carga que en ciertos momentos difíciles de llevar, y hemos encontrado parejas de matrimonios adultos, la verdad que estamos revisando materiales acerca el cuidado del matrimonio en la pareja y hemos encontrado como hay personas que de verdad tienen tanto amor por la pareja y hemos visto que por años se han dedicado a cuidarlos, a consentirlos, a darle todo lo que necesitan.

Y la verdad yo lo puedo entender porque amo profundamente a mi pareja. Yo te amo profundamente a ti y la verdad mi vida está dedicada a ti y aun así, sin embargo, con todo el amor que te tengo hay momentos en que a veces uno se siente agotado, en que uno se siente cansado, desesperado también porque está tratando de encontrar el remedio a la salud o la alimentación que te cae bien pero no saber da impotencia.

A veces es un factor que te deprime y que te afecte durísimo, no estamos preparados para eso, además que hay un tema muy interesante en todo esto y es que cuando las mujeres nos enfermamos, casi que el mundo se detiene.

En casa nuestros esposos y tal vez es una falla nuestra o en mi caso, no enseñar lo suficiente o no tener a nuestro esposo e hijos para que ellos cubran las necesidades del hogar, ya sea cocinar, ya sea hacer mercado, pagar, las responsabilidades, las cargas económicas que tenemos cada familia.

Porque a veces nosotras como madre, tomamos el rol de todo eso y sabemos manejarlo perfectamente pero una vez que no estamos dispuestas a hacerlo o que no estamos con la salud necesaria para cubrir esas actividades y ese rol que desarrollamos, todo como que se desajusta.

Entonces vamos al punto de los roles de cada uno y ese es un punto de cada uno que tal vez deberíamos tocar más adelante, cuando estamos tratando de definir cuál es el rol de cada miembro de la pareja y cómo se afectaría en el caso de la enfermedad.

Pero sí me gustaría mencionar que acabas de lo que acabas de decir, cuando la mujer se enferma, de hecho hay un estudio que quiero comentarles a ustedes, estudio que se hizo en una Universidad de Iowa en Estados Unidos, en donde muestran que el matrimonio estaba haciendo un estudio en una de las parejas que tenía cáncer y este es una enfermedad bastante dura que puede tocarnos en cualquier momento pero lo que quiero compartir con ustedes, que me pareció muy interesante, es como que si la que se enferma es la mujer esa pareja, ese matrimonio o las relaciones que están allí, tiene un 6% más de probabilidades de llegar a concluir en un divorcio, en cambio si el que se enferma es el hombre, las probabilidades no cambian.

O sea, el que se enferme un hombre no afecta las probabilidades de divorcio, en cambio que se enferme una mujer aumenta un 6% las probabilidades de que se terminen en divorcio ¿Será que los hombres no estamos preparados o no estamos acostumbrado o no tenemos el instinto maternal o no tenemos la cultura o no tenemos el amor suficiente para cuidar a nuestra esposa? ¿Qué pasa? ¿Qué crees? ¿Por qué esa diferencia?

Las mujeres son tan maternal, son tan cuidadoras pero cuando nos toca a nosotros quedamos cortos. Me viene una imagen a la mente y no sé si ustedes han visto una imagen de una mujer con cáncer y aun así tiene una escoba en las manos y el niño en otro, y el delantal, y haciendo 50 cosas, y un hombre enfermo con gripa y está en la cama con muchas cobijas.

Generalmente es una broma que hacemos pero es algo real que muchas de nuestras culturas y es que en el rol de mujeres, tenemos ese instinto maternal del que se está hablando y de cuidar pero no preparamos a los hombres con las herramientas necesarias para cuidar físicamente de su esposa o de sus hijos, que sepan preparar algo de comer, que sepan que hacer en la cocina.

Porque si les pides que preparen algo a veces miran y dicen “Ups aquí no hay nada para preparar” y cuando una mujer llega a la cocina en media hora preparar una cena y dicen “Wow dónde estaba todo eso” y eso tiene mucho que ver con nuestra cultura.

Tal vez porque estamos en un ambiente en donde la mujer ha asumido o mantenido su rol en que tengo que estar en la cocina para preparar y entonces el hombre es el que provee para el hogar, su trabajo y como que se entiende entonces el papel de los roles.

Hace un segundo estamos hablando que es importante definir los roles porque a veces pensamos que dentro de nuestra cultura hispana, tal vez el hombre es el encargado de proveer para la casa y la mujer es la encargada de cuidar la casa pero la sociedad y la época ha cambiado, entonces la mujer por ejemplo, ahora se ha convertido en una parte muy importante en el ingreso del hogar.

Por ende la mujer también provee, por tanto el hombre también debe colaborar en casa, es un equilibrio que se está viviendo en este momento. Los roles deben definirse sí pero no deben mantener una raya de tal manera que no se sobrepase al otro lado, que no le corresponde, si el hombre está proveyendo también tiene que tener una gran responsabilidad de cuidado en el hogar, igual la mujer cuando tiene una gran responsabilidad de cuidado en el hogar también debe tener una responsabilidad en el momento de proveer en la familia.

Es un rol que ahora se comparte, ya no está tan marcado como antes pero tal vez todavía tenemos sus recelos culturales que nos dicen que los hombres tienen que ser solamente trabajador y la mujer cocinando.

Todo ha sido un cambio positivo en la relación también porque como parejas y como personas ha permitido que podamos crecer más. Mi esposo me ayuda muchísimo a preparar, por ejemplo, si yo le digo haz esto él lo hace, es un excelente auxiliar en la cocina, pero si lo dejo solo se le acaba el menú, entonces tal vez es mentalidad nuestra.

En muchos hogares y muchas parejas no es así, lo están manejando supremamente bien, los hombres cocinan muy rico y mantienen muy bien organizada la casa cuando les corresponde pero no todas las parejas lo están haciendo de la misma manera.

Tal vez muchos de nosotros seguimos aferrados a la idea de que vimos a las mamás, a las abuelas cocinando siempre para los hombres y conscientemente o inconscientemente lo mantenemos de esa manera.

Eso es algo muy importante que aprendamos a llenar esos vacíos que se generan en el caso de que la mujer no pueda por alguna razón. Quiero contarte que nuestra audiencia en l podcast, estamos como en el 95% de mujeres contra un 5% de hombres, así que yo defiendo con todo mi amor a los hombres que nos están escuchando que somos la minoría pero nosotros también tenemos un rol muy importante dentro del hogar. Así que mujeres, ustedes que representan un 95% de la audiencia y que nos están escuchando, quisiera sugerirles y pedirles con todo el amor que puedan hacer talleres con sus esposos, que puedan trabajar con sus esposos para ver qué pasaría si yo no estuviera.

Sería interesante pensar en qué pasaría si “yo” no estuviera, si “yo” no pudiera cocinar, no quiero decir que sea responsabilidad de las mujeres entrenarnos pero la verdad es muy importante que ustedes nos ayuden a entender cuál es mi posición en caso de que la mujer no este.

Es una cuestión de preparación, es una cuestión de entrenamiento, como tú lo mencionabas al principio ¿Estamos preparados?

Bueno y esto es algo que podríamos tomarnos otro tiempo para hacer esto, tener la oportunidad de llamar a nuestros esposos e invitarlos a que nos ayuden en la cocina, si tú haces el jugo yo preparo el pollo, en fin. Involucrar no solamente al esposo sino a toda la familia en esta actividad dentro de la cocina es algo muy valioso que también genera recuerdos de compartir muy especiales en el hogar.

Estamos viendo como el matrimonio debe estar preparado para la salud y la enfermedad. Las parejas que han tenido algunas dificultades, una vez que termina esa dificultad o ese desafío están mucho más fortalecidas porque han vivido un proceso de dolor y de desafío que los ha fortalecido como pareja.

Creo que ese debería ser el resultado positivo pero pienso que no pasa así en todos los casos, digamos que estas enfermedades que son temporales o que son a corto plazo son manejables pero qué pasa cuando una enfermedad es muy larga. Tristemente tuvimos la experiencia en nuestra familia que mi madre lamentablemente murió de cáncer y tuvo una enfermedad un poco larga, y es un proceso muy difícil para la familia pero tristemente uno con los pasos de los días se va acostumbrando a la enfermedad.

La enfermedad se vuelve parte de la vida cotidiana, de la rutina y entonces ya no se le presta tanta atención, nos volvemos insensibles, por decirlo así, a lo que está sucediendo.

 Primero que todo la vida sigue, el mundo no se detiene porque estas enfermo, aunque consideres la situación de la persona que está enferma, ya es parte de la rutina de la familia, parte de la rutina de la vida y aunque uno guarda la esperanza de que va a mejorar, apoya económicamente y todo lo demás, es cierto todos nos cansamos y la misma persona que está enferma ni siquiera sabe que quiere, que necesita, también se desespera, también pierde la esperanza o vuelve y se reanima. Pasamos por etapas de picos muy altos y muy bajos durante una enfermedad.

Definitivamente tenemos que estar preparados para la enfermedad, aunque suene cruel tengo que decirlo, de algo nos tenemos que morir y la verdad nuestro cuerpo se va desmejorando progresivamente, más la edad, los años que podamos tener, más los malos hábitos que podamos tener son los que nos van a llevar a que algún órgano de nuestro cuerpo comience a flaquear y por ahí va a terminar lo que conocemos como la vida.

Así que todos nosotros de alguna manera vamos a tener que vivir con lo que se llama la enfermedad  y la enfermedad es algo real, que está presente y que tenemos que asumir de una manera mejor para buscar todas estas cosas.

Generalmente pensamos ¿Qué tengo que aprender de esto que estoy pasando? ¿O que tengo que hacer mejor? ¿O como pude haberme preparado mejor para el futuro o para cuando esto suceda?

Ya que estamos hablando de la enfermedad en la pareja es importante que podamos entender que es real, que va a llegar a nuestra vida y que va a llegar a nuestro matrimonio y que tenemos que estar preparados de alguna manera.

Algo interesante que pone a prueba en esta etapa es saber que tanto conocemos a nuestra pareja, que tan sensibles somos a sus expresiones no verbales y eso es algo muy interesante porque estas tratando de leer su mente o de lo que no puede hacer, como puedes hacer para que se sienta más cómoda, para que se sienta más tranquila, si está padeciendo de algún dolor que hacer para que el dolor disminuya entonces aquí viene todo ese conocimiento de la pareja, saber que le gusta, que no le gusta, si tal vez lo que quiere es ver una película, si tal vez lo que quiere es salir, tal vez comerse un helado, si lo que quiere es la música, no sé, hay tantos detalles que podríamos hacer para minimizar el dolor, o la angustia, o la preocupación, o la enfermedad, que es ahí donde necesitamos desarrollar ese instinto de cuidadores, no solamente ese instinto maternal sino de querer cuidar y es de estar pensando qué necesita mi pareja.

Es interesantísimo eso, volvemos nuevamente al punto de la comunicación, nosotros necesitamos aprender a comunicarnos y saber qué es lo que la otra persona necesita de tal manera que cuando estemos en este proceso que la enfermedad puede traernos, entender que estoy preocupado y que estoy tratando de hacer mi mejor esfuerzo pero a la vez también tengo que entender que ella está preocupada por la carga que esta causando, o por el malestar que está causando  esa enfermedad que definitivamente es involuntaria porque nadie busca tener una enfermedad pero cuando llega tenemos que asumirla y tenemos que atenderla.

Comunicarnos es importante, estamos trabajando en el taller de comunicación, muy pronto podremos mostrarles y queremos entender cómo podemos beneficiarnos de comunicarnos mejor, no solamente estar pendiente de lo que yo necesito, de lo que yo quiero sino de lo que tú necesitas y de lo que tú quieres, y entre los dos poder llegar a un acuerdo.

Y ahí juega un papel muy importante la creatividad, como mencionábamos al principio algunos de los hombres no están preparados para cocinar pero hoy en día podemos buscar alimentos fuera, entonces si no sabes cocinar puedes pasar por un restaurante y traes algo de comer, buscas una sopa si lo que quieres es algo más caliente, el punto es buscar algo de comer. No hay excusas en decir “Hoy no hay comida porque mamá está enferma”, eso no se vale.

Ya para finalizar me gustaría agradecer de alguna manera a las personas que nos han visto en este desafío y han sido personas que nos han ayudado, que de alguna manera nos han traído un cuidado, han estado pendientes de nosotros y quiero mencionar a esas personas que han estado alrededor de nosotros cuando alguno de nosotros tiene alguna enfermedad, no solamente para agradecer sino para que nosotros como individuos podamos ser la mano de ayuda  que una pareja tiene un proceso de desafío por esto del tema de la enfermedad que esté viviendo, y mi recomendación para ellos es que pudieran pensar en el cuidador, la persona que está siendo cuidada es la que está recibiendo toda la atención pero el cuidador de pronto es la persona que necesita tener un descanso, que necesita un momento de relajarse, de irse, de olvidarse por un momento de lo que está sucediendo y en este caso poder decirle a esta persona “Sabes que voy a cuidar a tu esposa por las próximas 3 o 4 horas, por qué no te vas hacer algo, por qué no te vas a tomar algo, por qué no te vas a ver una película”, en fin, cambiar de ambiente y eso es muy importante para que después podamos llegar nuevamente con energías y poder decir “Aquí estoy nuevamente y no te voy abandonar nunca”.

Y en este proceso contar con las personas que son parte de nuestra familia externa, que aunque estemos lejos de nuestros países por ejemplo, el poder estar en contacto con ellos, el poder recibir amigos, poder recibir mensajes, y como  mencionaba mi esposo, personas que te traen la cena un día porque cuando estas enfermo ni sabes que quieres comer, no quieres comer nada y mucho menos quieres preparar algo así que todo lo que tu prepares no te va a gustar a ti.

Pero ese apoyo de amigos, familia, comunidad, iglesia, vecinos, es un apoyo muy importante para esos casos en donde estas padeciendo alguna enfermedad o que están pasando por un momento difícil de muerte o alguna experiencia de la vida que sea un desafío.

 

Amigos muy animado de volver a discutir estos temas, yo sé que el matrimonio es el mejor estado del hombre, me fascina que podamos estar casados y me fascina que podamos estar juntos a pesar de las dificultades. Los desafíos llegaran, tal vez este no sea el último, tal vez este no sea el más doloroso ni el más fácil que vayamos a vivir, tenemos que estar preparados para que nuestro matrimonio se fortalezca en cada una de las circunstancias.

Y para las personas que no están preparadas les pediría que por favor  que se prepararan de alguna manera. Para las mujeres que nos escuchan que pudieran preparar a sus hogares, a sus hijos, a sus esposos, finalmente lo que todos queremos es que si algo nos llegara a suceder la familia este bien, tenga amor, tenga cuidado, nunca les falte nada.

Ha sido un tema muy interesante, ha sido un tema muy especial para nosotros ha sido un desafío muy hermoso el poder compartir tu enfermedad pero ya nos toca salir adelante, salir de este proceso que ahora nos permite recobrar las energías y nos permite seguir porque tenemos una meta en común.

Algo que definitivamente hemos aprendido y miramos las experiencias que tenemos y miramos que es lo que podemos aprender de ella, valorar cada cosa que tienes. Durante esta enfermedad el no poder comer, el no poder tomar ni siquiera agua, el no poder hablar por días, no poderte sentir ni siquiera enérgico te hace analizar cuantas cosas damos por hecho, cuantas cosas creemos que tenemos el derecho a tenerlas.

Ahora que mi dieta ha sido básicamente liquida, el poder valorar comer algo sólido, algo dulce o salado porque no podía resistirlo en mi boca, ningún tipo de sabor, es algo interesante como tenemos que aprender a valorar eso y adicional a eso nuestra relación de pareja tenemos que valorarla minuto a minuto.

Es muy difícil pasar el día sin hablar con tu esposo hasta que lo ves, y hacer señas o hablar en voz muy baja o simplemente estar ahí juntos porque no te puedes comunicar, entonces los invito a que puedan valorar su relación de pareja y que todas estas cosas que damos por son parte de la vida, realmente  no lo son, son bendiciones, son cosas que tenemos que tal vez con el afán de la vida se nos olvida y para eso son las enfermedades, para que paremos y nos demos cuenta que tenemos mucho.

Amigos nos gustaría mucho que nos dieran sus comentarios y nos dijeran que piensan acerca de este tema y como la enfermedad puede afectar su matrimonio, como están preparándose para enfrentar esos desafíos que esperamos que no sean difíciles en sus vidas. Como nos estamos preparando, como lo ven ustedes para poder tener un matrimonio para toda la eternidad.

Finalmente la pregunta con la que comenzamos ¿Estás dispuesto amar en la salud y en la enfermedad? Realmente estamos dispuesto hacer todo lo que sea necesario aun cuando la persona que amamos no nos pueda corresponder por alguna cuestión que suceda.

Es una pregunta muy interesante y queremos pedirles que puedan reflexionar en ella, y que puedan tomar las medidas para que su matrimonio pueda fortalecerse cada día más.

Nos despedimos, nos encanta compartir este tema con ustedes y nuestras experiencias, y los dejamos en Amorosamente Casados.

Estamos como siempre, con todo el amor para ustedes y recuerden que podemos lograrlo todo si estamos juntos.

Somos Carlos y Ángela.

Nos despedimos, estamos en Amorosamente Casados.

Que tengan un buen día.

¡Chao!

Carlos Orjuela

Déjanos un comentario aquí: